¿Comprar una vivienda nueva o reformar una antigua?

A la hora de adquirir una nueva vivienda es normal que te asalten muchas dudas. No importa si se trata de tu vivienda principal, una segunda vivienda o una inversión para revender o destinar al alquiler. Al tratarse de una importante inversión es lógico sopesar distintas opciones y plantearse cuál sería la más rentable o adecuada.

En el artículo de hoy esperamos poder ayudarte a tomar una buena decisión para que cuando compres tu casa, piso o apartamento, puedas convertirlo en lo que deseabas.

Comprar una vivienda de nueva construcción

Una de las opciones que te puedes plantear es la de comprar una vivienda de nueva construcción. Puede que ya haya sido construida, esté a la venta y puedas visitarla antes de decidirte a formalizar la compra. Aunque también es posible que visites el prototipo o piso piloto de una vivienda que se construirá en el futuro y la adquieras antes de que comience su construcción. En el segundo caso tendrás que esperar más tiempo para poder entrar a vivir en tu nuevo hogar, pero podrás elegir algunos de los acabados.

Ventajas de comprar una vivienda de nueva construcción:

  • Menos tiempo de espera, ya que la casa ya ha sido construida. A no ser, claro, que se trate solo de una vivienda proyectada. En este caso los tiempos de espera se alargarían.
  • Las instalaciones son completamente nuevas, por lo que no deberían darte problemas en una buena temporada.
  • No necesitas revisar la estructura.
  • En teoría, los aislamientos están diseñados para obtener la mayor eficiencia energética posible.
  • Los acabados son bonitos estéticamente y a “la moda”.

Inconvenientes de comprar una vivienda de nueva construcción:

  • Alguien ya ha elegido la distribución por ti.
  • Tienes limitadas las opciones de elección de colores y acabados o no puedes elegir nada.
  • Lo más frecuente es que este tipo de viviendas se encuentren en las afueras de las ciudades o poblaciones. En el caso de encontrarse en zonas céntricas, los precios son mucho más altos.
  • Los impuestos para la compra de viviendas de nueva construcción son más altos, aunque depende de la legislación de cada Comunidad Autónoma.

Comprar una vivienda para hacer una reforma integral

La segunda opción es la de comprar una casa o apartamento antiguo que puedas reformar. La inversión necesaria para la compra de este tipo de viviendas es más baja, aunque después deberás hacer una inversión de una cantidad que varía dependiendo del estado de la construcción y su tamaño.

Ventajas de comprar una vivienda antigua:

  • Mayor libertad en la elección de la zona en la que quieres vivir, ya que la relación precio/ubicación es mucho mejor que en el caso de viviendas nuevas.
  • Contar durante toda la duración de la obra con un equipo profesional que te acompañe no solo a lo largo de la obra, sino también en las fases previas de diseño y la de decoración. De esta manera puede aconsejarte y darte ideas para mejorar la distribución, la eficiencia energética y la apariencia de tu hogar.
  • Capacidad para elegir y personalizar todo: distribución de las habitaciones, suelos, paredes, encimeras, ventanas, puertas, armarios, etc. Consigue que esa casa sea exactamente como la habías imaginado. ¡Tienes la oportunidad de crear la casa de tus sueños!
  • Tras la reforma, una casa antigua se revaloriza. La inversión que realices en la reforma se verá compensada con un aumento del valor de la vivienda. De esta forma, si decides vender la propiedad en unos años, conseguirás obtener por ella más de lo que pagaste.
  • Las casas antiguas suelen tener elementos arquitectónicos que las hacen únicas.
  • Conservarlos puede ser la manera perfecta de dotar a tu hogar de carácter y personalidad.

Inconvenientes de reformar una vivienda antigua:

  • Tendrás que esperar un poco más para vivir en tu nuevo hogar, ya que todo el proceso de reforma lleva tiempo.
  • Las instalaciones de fontanería y electricidad son antiguas. Esto no tiene por qué indicar que estarán en malas condiciones, simplemente que necesitarás hacer una revisión y hacer reparaciones en caso de ser necesarias.
  • Una reforma puede ser estresante. Contar con un equipo en el que sabes que puedes confiar, para que no tengas que estar pendiente de cada mínimo detalle, es clave.

La opción que elijas dependerá siempre de tus prioridades, de la zona en la que prefieras vivir, de lo importante que sea para ti elegir los acabados, la distribución y la apariencia general de tu vivienda, etc. Al equipo de Revescoan le apasiona las reformas y el interiorismo, por lo que ¡siempre nos quedaríamos con la segunda opción! Y es que la satisfacción de personalizar todos los detalles de un espacio y hacerlo tuyo siempre nos parece la más atractiva.

¿Te has decidido? ¿Tú también eres de los que prefieren hacer suyo hasta el último detalle de su hogar? Entonces contacta con nosotros. Somos una empresa especializada en interiorismo en Sevilla, que se encarga de realizar reformas integrales en todo tipo de viviendas. Pídenos presupuesto y nos encargaremos de hacer realidad la reforma de tus sueños.