¿Cómo serán los hogares después del confinamiento?

Cada vez es más evidente que después de este periodo de confinamiento las cosas tardarán un tiempo en volver a la normal, con posibilidad de limitaciones en desplazamientos y en aforos en algunas zonas. También son muchas las empresas que han incorporado el teletrabajo en su rutina, quedando el trabajo presencial en segundo plano, y que tienen intención de mantenerlo, aunque sea en menor medida. Los niños están pasando mucho más tiempo en casa, los eventos y las vacaciones de la mayoría se han cancelado o aplazado, y las salidas a la calle están siendo sustituidas por cenas en terrazas y azoteas.

De hecho ya existen planes para posibles nuevos confinamientos en zonas concretas si fuera necesario. Porque ¿quién sabe si, en unas semanas o meses, no tendremos que volver a pasar pequeños periodos de confinamiento?

¿Estaba tu casa preparada para esto?

Estas semanas de cuarentena han sido una prueba de fuego para cualquier hogar. Salvo casos excepcionales, jamás nos habíamos visto obligados a pasar tanto tiempo en casa, todos los miembros de la familia juntos.

Lo más habitual al diseñar una vivienda es que se tengan en cuenta las necesidades de las personas que vivirán en ella. Siempre se han tenido en cuenta criterios relacionados con el estilo de vida y los gustos de los propietarios, para que su casa se adaptase el máximo posible a ellos.

Para muchos, su hogar es sobre todo un lugar al que ir a pasar la noche. Se trata de personas que trabajan fuera de casa, que viajan a menudo o que disfruta de la vida en el exterior. Todas sus decisiones en la configuración de las estancias de la vivienda y en la decoración se habrán basado en ese estilo de vida concreto. Pero cuando ha sido necesario pasar tantos días en esa misma vivienda, es muy probable que estas familias se hayan encontrado con que hay espacios que ya no son funcionales.

Y, similares a este, habrá mil casos: personas que se han dado cuenta del deficiente aislamiento acústico de su hogar ahora que sus vecinos pasan mucho más tiempo en casa. Algunos que jamás salían a su terraza y ahora la ven como la zona favorita de su hogar y quieren sacarle más partido. Gente que comía siempre fuera de casa y en tan solo un mes se han convertido en unos cocinillas, solo para darse cuenta de que su cocina deja mucho que desear…

Pero era imposible prever esta circunstancia y estos cambios drásticos en nuestro estilo de vida. La necesidad de convertir tu casa en una especie de refugio ha puesto de manifiesto carencias a las que antes no dabas importancia o de las que ni siquiera te habías percatado.

salon comedor

Claves para reformar tu 

Esos problemas encubiertos han hecho que sean muchos los que se planteen formas de solucionarlos. Al fin y al cabo, tu casa debe ser un lugar cómodo, hecho a tu medida. Debe cubrir las necesidades de tu familia en el momento vital en el que se encuentre.

Si ya has intentado cambiar los muebles de sitio, modificar la decoración, hacer pequeños arreglos y mejoras, pero sigues sin encontrar algo que funcione, quizás haya llegado el momento de dar el paso y plantearte hacer una reforma en casa. Quizás de una habitación, de varias o de toda la vivienda. Hay infinidad de mejoras que se pueden llevar a cabo, pero lo importante es que te plantees qué es lo que realmente necesitas para sentir que tu casa es tal y como quieres.

Mejorar la eficiencia energética para conseguir temperaturas más agradables, preparar una zona exterior que te ayude a evadirte, ganarle metros cuadrados a tu salón con un cierre metálico en la terraza o conseguir ese ansiado espacio de oficina. Desde Revescoan podemos ayudarte a encontrar la forma de hacer de tu casa un lugar más confortable y te acompañamos durante todo el proceso para que quede exactamente como quieres. Además, siendo completamente conscientes de las circunstancias, nos comprometemos a realizar reformas seguras, tomando todas las precauciones necesarias.

¿Qué opinas tú? ¿Has hecho o tienes pensado hacer algún cambio en casa? ¡Cuéntanos en los comentarios qué tal ha ido!